Nuestra mayor barrera contra asteroides es Júpiter, no una bomba nuclear.

Veo todos los días a un caballo, algo demacrado, suele esconderse del sol pegado a un muro. Excepto cuando le atan y mueve la cola de calor.

Más tarde observo a las hormigas intentar invadir mi casa. Mandan emisarias, luego, algo así como camilleros o ambulancias,  para recoger los restos de sus compañeras. Espero con ansia el ataque final.

Lo mejor es cuando vienen las abejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: