Felices aquellos que sean tristes.

Unos se compadecen, otros se burlan,
 dos minutos tardan en cavar mi tumba
               que uno con desprecio propio se acostumbra,
      a estos ratos que cansan en la penumbra.

Solemos escribir o expresar distintas situaciones o asuntos de nuestra vida, conseguimos la inspiración de ella y ésta a cambio nos da sufrimiento, que es la miel que alimenta nuestras mentes, que transmite sus ideas dando de comer así a otras. Nos utiliza como a títeres, eso si, con cabeza.

Allan Coliflor

Anuncios

Una respuesta to “Felices aquellos que sean tristes.”

  1. Al Sr. Coliflor recomiendo considerar esta máxima que yo leí no hace mucho en Jon Juaristi: “La buena poesía es también buena prosa”. O sea: ningún poeta, por muy inspirado que se sienta, puede permitirse descuidar la sintaxis. Hay que hacer oraciones con sujeto y predicado. Y cuando se ha acabado una oración, se pone punto. ¡Ánimo, don Allan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: